La Sonsierra Navarra

Un territorio único.
UNOS Terroirs ESPECIALES y CON CARACTER

4 parcelas en un entorno privilegiado

LA SONSIERRA NAVARRA

En Marco Real perseguimos un único objetivo: elaborar vinos de gran calidad, “de parcela”, con los que ensalzar el vínculo del suelo al carácter de los grandes vinos. Vinos que combinan con armonía aromas, complejidad y longevidad.

Por eso en la Sonsierra Navarra tenemos 60 hectáreas de viñedo propio y 15 más controladas al cultivo del viñedo, todas ellas acogidas a la D.O. “Navarra” y repartidas entre los municipios de Olite (Sub Zona Ribera Alta) y Sansol y Torres del Río (Sub Zona Tierra Estella), en La Sonsierra Navarra.

En ellas cultivamos un amplio abanico de variedades: Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot, Garnacha, Syrah y Graciano entre las tintas y Chardonnay y Moscatel de Grano Menudo entre las blancas. Creemos que el vino se construye en el viñedo, en parcelas determinadas y suelos con diferente carácter.  Por eso, elegimos este paraje natural, con forma de estrechísima lengua y con unos límites muy precisos entre la Sierra de Toloño-Cantabria por el norte y el río Ebro por el sur,  las conchas de Haro al oeste y hasta el río Linares al este.
La perfecta orientación este-oeste de la sierra establece nítidamente dos ecosistemas bien distintos en sus laderas: una ladera norte de “ambiente atlántico” y otra ladera sur de “ambiente mediterráneo.

En este entorno privilegiado, en el Somontano de Viana-Los Arcos, a los pies de la Sierra de Codés, es donde se distribuyen 49 hectáreas de viñedo ubicadas en 4 fincas, cada una de ellas con unas características muy particulares.

Q

Las Leras

10 hectáreas de paraje expuesto totalmente al sur, en ladera con suave pendiente dando la espalda a la Sierra de Codés. Recibe la mayor insolación y se convierte en un terruño que confiere madurez muy temprana. Aquí nace nuestro Moscatel de Grano Menudo y nuestro Graciano, acompañados de viejos olivares, parcelas aterrazadas y almendros.

Q

Espesuras

25 hectáreas de paraje expuesto totalmente al norte, que mira de frente a la Sierra de Codés . La exposición y su altitud confieren frescor y carga aromática frutal a las uvas. Permite una maduración lenta y prolongada que da a las uvas de mayor concentración polifenólica. Los suelos son profundos y bien drenados gozando de una óptima reserva hídrica durante todo el estío. Todas estas características lo convierten en idóneo para Tempranillo, Merlot y Cabernet Sauvignon.

Q

La Pared

10 hectáreas de paraje abrupto, con fuertes ondulaciones y relieve en forma de U abierta. Esta conformación orográfica hace que tenga dos exposiciones: norte y sur. La exposición norte la hace idónea para Merlot y Chardonnay y la sur para Syrah.

Q

Valdeherreros

4 hectáreas de paraje cercano al río Linares y con un suelo rico en gravas. Se presenta como un abrigo con exposición sur oeste que lo hace idóneo para el cultivo de Chardonnay.